Me siento una creadora de armonía. Pintora y diseñadora de interiores.

Este año 2022 he creado y producico la imagen gráfica para la compañía aérea Binter en el día de Canarias. También he creado la imagen gráfica para los Premios Formentor 2022, otorgados en el Hotel Santa Catalina Royal Hideway del grupo Barceló en Las Palmas de G. Canaria.  

Mi obra se vende en mi ATELIER de nombre  SENSACIONARTE, C/ Joaquin Blanco Torrent 1, Muelle deportivo y las principales tiendas de museos en Las Palmas de Gran Canaria como el CAAM y la Casa de Colón. En tiendas especializadas en diseño de autor como Dcurbelo, C/ San Clemente, 8, Sta Cruz de Tenerife.

Además, colaboro como artista en los reconocidos estudios de arquitectura e interiorismo Mobashowroom, C/ Perdomo 8 local 10, Pasaje edificio Kuhner, con el estudio de interiorismo y decoración, Lino, C/ Barcelona 21 y MO Espacios con Alma, C/ Triana 25.

Pero todas esas etiquetas simplifican en exceso mi alma sensible. Esa que necesita expresarse a través de los medios más bellos que he encontrado.

Soy una exploradora incansable de lo sutil, una geógrafa de texturas y una científica de lo intangible.

Me adentro en la naturaleza en busca de la magia única que nos regala. 

Me sumerjo en el océano, me baño en los bosques y sigo canalizando el arte a través de cuadros, tesoros en forma de joyas, colecciones textiles y otras expresiones plásticas que elevan el espíritu.

Mi universo se rige por la belleza y la armonía y organizo expediciones a lo profundo de mi ser para traer piezas únicas que materializo con mis manos.

Algunas personas encuentran en mis cuadros un lugar donde reposar y soñar, un chapuzón en el azul profundo del mar, la textura de un árbol que les cuenta historias, la paz añorada de un refugio o una pieza hermosa que les transmite armonía.

Cada uno de ellos se lleva un trozo de mí y de mi universo soñado. Encuentran la excusa perfecta para regalarse o regalar sensibilidad y delicadeza.

Podría decir mil palabras sobre mis exposiciones, logros y sobre todo mi experiencia vital, pero dejo que mi obra hable por mí.